No vamos a negar a estas alturas de la vida que a veces somos un poco temerarios a la hora de cruzar la calle por el paso de peatones. Si hay prisa, y parece que no viene nadie, cruzamos en rojo. Pues esto está mal, MUY mal señores.

Para luchar cuerpo a cuerpo contra la impaciencia, SMART lanza una campaña de street marketing en la que un bailarín muy peculiar ameniza las -para algunos- eternas esperas frente al semáforo en rojo. Con esta iniciativa se pretendió reducir el altísimo número de fallecimientos que suceden por cruzar indebidamente y también, como no, dar visibilidad a la marca de coches. De hecho, fue todo un éxito: Se consiguió que un 81% más de peatones respetaran el tiempo de espera a la hora de cruzar.

[Visto en We Love Advertising ]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


@